Chile septiembre de 1973 : un estadio y un golpe de estado
Vous êtes ici : Disciplines non linguistiques (DNL) Espagnol

Chile septiembre de 1973 : un estadio y un golpe de estado

Gilles Legroux
mardi 28 mars 2017

El estadio nacional de Chile se ha convertido en lugar central de la memoria del golpe de Estado militar de 1973. Al evocar algunos hechos ligados al destino especial de este recinto deportivo, volveremos a una de las páginas más trágicas de la historia de Chile.

Texto traducido por María Dolores Maicas y Rogelio Moran

En Santiago es donde se encuentran los dos monumentos más célebres y emblemáticos de Chile : la Moneda, el palacio presidencial desde 1845, y el estadio nacional, donde late el “corazón” de la pasión chilena por el fútbol. Construido en 1938, el estadio nacional es el lugar de las emociones deportivas más memorables del país, tales como la clasificación para los cuartos de final de la copa del mundo de 1962 organizada por Chile o la victoria de la Copa América de 2015. Pero hace más de 50 años que la imagen del estadio nacional es indisociable del fin brutal de la experiencia socialista de la Unidad Popular dirigida por el presidente Salvador Allende. El día después del golpe de estado militar en septiembre de 1973, se convirtió durante algunas semanas en el principal centro de detención, torturas y ejecuciones del país. Las imágenes de centenas de prisioneros políticos sentados en las gradas, bajo la amenaza de las metralletas de sus carceleros uniformados, están grabadas en la memoria colectiva y se han convertido en emblemáticas de uno de los periodos más sombríos de la historia contemporánea de América del Sur. Así pues, en septiembre de 1973 el estadio nacional adquiere una dimensión histórica. Nos ha parecido interesante evocar esta faceta de la historia de Chile a través del destino particular de este monumento dedicado al juego colectivo del deporte.

En primer lugar, evocaremos el golpe de Estado del 73 con la finalidad de comprender cómo el estadio “entra” en la historia política. En segundo lugar, a través de la anécdota de un célebre partido de fútbol, mostraremos que el estadio nacional fue también, en 1973, una apuesta diplomática para la dictadura. Por fin, veremos que al ser restaurada la democracia en 1989, el estadio se ha convertido en nuestros días en un “lugar de la memoria”.

I/ ¿Golpe de estado o acto de guerra ?

La seguida

Par Gilles Legroux

Clio-Lycée 2018

Licence Creative Commons
Les Clionautes sous licence Creative Commons Attribution
Pas d’Utilisation Commerciale - Partage dans les Mêmes Conditions 4.0 International

Site développé avec SPIP, un programme sous licence GNU/GPL.

Design et Squelettes : B. Modica & X. Birnie-Scott pour Clio-Lycée.

Hébergement Clio-Lycée par